Archive for noviembre, 2006

La Genética de Jacob

Jueves, noviembre 30th, 2006

A principios del siglo XIX, solamente un par de siglos atrás, el biólogo francés Jean-Baptiste Lamarck propuso la actualmente desacreditada teoría de “la herencia de los caracteres adquiridos”. El creía que un organismo podía adquirir o mejorar caracteres físicos durante su vida y estos eran transmitidos a su descendencia.
Si nos trasladamos más de tres milenios atrás, Jacob tiene una idea sorprendentemente similar. La historia comienza con las trampas que Labán le hace a su yerno, Jacob (Génesis 29). Jacob le ofrece a Labán trabajar 7 años por su hija Raquel. Después de los 7 años y un gran banquete, Jacob se da cuenta que en la noche de bodas Labán le cambió la novia. Labán le pide a Jacob que trabaje otros 7 años por Raquel y Jacob acepta la propuesta. Después de estos otros 7 años, Jacob le pide a Labán que lo deje ir pero Labán no quiere. Labán ofrece a Jacob que tome algunos de sus animales, Jacob acepta y le dice que el siguiente día escogerá todas las ovejas y cabras de color oscuro, manchadas y salpicadas de color. Ese mismo día el suegro le hace otra trampa a Jacob. “Labán apartó aquel día los machos cabríos manchados y rayados, y todas las cabras manchadas y salpicadas de color, y toda aquella que tenía en sí algo de blanco, y todas las de color oscuro entre las ovejas, y las puso en mano de sus hijos.” Génesis 30:35
En Génesis 30:36-43, la Biblia dice que Jacob ponía varas con rayas blancas y oscuras en frente “del ganado, en los canales de los abrevaderos del agua donde venían a beber las ovejas, las cuales procreaban cuando venían a beber.” Jacob, igualmente que Lamarck, creía incorrectamente que estas características podían ser adquiridas por los descendientes, en este caso, por medio de un estimulo visual. La diferencia entre Jacob y Lamarck es que Dios le revela a Jacob que su experimento con las varas no era lo que había causado que parieran borregos listados, pintados y salpicados de diversos colores.
“10 Y sucedió que al tiempo que las ovejas estaban en celo, alcé yo mis ojos y vi en sueños, y he aquí los machos que cubrían a las hembras eran listados, pintados y abigarrados.
11 Y me dijo el ángel de Dios en sueños: Jacob. Y yo dije: Heme aquí.
12 Y él dijo: Alza ahora tus ojos, y verás que todos los machos que cubren a las hembras son listados, pintados y abigarrados; porque yo he visto todo lo que Labán te ha hecho.”
Génesis 31:10-12

Aunque Labán removió todos los machos manchados y rayados de su rebaño, ellos ya habían transmitido su material genético a sus descendientes como un carácter recesivo. Es impresionante que la ciencia de la Biblia presente conceptos tan avanzados que por muchos milenios permanecieron desconocidos.

Subscribe to RSS feed