Octubre 01, 2014
Portada | English Edition | Contáctenos
Sermones
Radio
Sermones
Himnos
Referenecia
Pasatiempos
Información
 

Navidad Es Recibir

 
 

Josué Mora Peña

Para la mayoría de los niños, la Navidad es un gran día. Esperan con ansia que llegue "Santa Claus", creen que si han sido buenos niños, recibirán un sin numero de regalos. Por otra parte, hay muchos otros niños, así como jóvenes y adultos que no quisieran que llegara ese día. La época navideña los deprime, los hace sentirse tristes y melancólicos. Unos porque no tienen manera de recibir ningún regalo; otros porque tal vez fue durante esos días en tiempo pasado que perdieron a algún ser querido; todavía otros se deprimen y se sienten tristes por muchas otras causas.

En los Estados Unidos, ese personaje vestido de rojo y con barba blanca, obeso y con venados que estiran su trineo, llamado Santa Claus, ha venido a tomar el lugar del verdadero significado de la Navidad. Navidad quiere decir natividad, nacimiento. Y en este caso se refiere al nacimiento del Hijo de Dios, Cristo Jesús.

Es cierto que algunos se preguntan, ¿Por qué se celebra el nacimiento de Cristo en el mes de diciembre, si El no nació en ese mes? Algunos ponen la fecha de agosto para el nacimiento de Cristo donde el clima en Israel todavía no esta muy frío para que pastores cuiden de sus rebaños durantes las vigilias de la noche.

Cuando empezó la iglesia cristiana, o primitiva como se le llama, muchos gentiles se convirtieron al cristianismo, pero, según la historia, varios de ellos continuaban celebrando fiestas paganas, como la fiesta al sol, por ejemplo, a Saturno, llamada "Saturnalia", que se celebraba durante los últimos días del mes de diciembre y no era otra cosa mas que un culto pagano. Entonces la iglesia optó por sustituirla con una fiesta cristiana y pensaron en celebrar el nacimiento de Cristo. Así se inicio la fiesta para celebrar Su cumpleaños. No es la fecha en que Cristo nació la que el pueblo cristiano celebra sino el hecho de que haya nacido.

En Estados Unidos, la Navidad, especialmente para los comerciantes, es puro negocio. Esa es la manera en que si no les ha ido bien durante el año, en esta época se pueden poner al corriente en sus ventas, según los dueños. Hay negocios que nunca cierran sus puertas durante los 365 días, ni siquiera en días especiales como estos, semana santa y otros. En años anteriores las tiendas de ropa, de comida y otras solían cerrar el día domingo. Hoy día, casi no hay un negocio que este cerrado ese día, que es el Día del Señor, "Seis días trabajaras y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios…" Génesis 20:9-10. Varios de los negocios anuncian su mercancía "especial de Navidad" con fondo musical religioso, incluyendo compañías de licores vendiendo "Chivas Rival" con la música de algunos villancicos.

Así que, la Navidad no es lo que muchos creen que es: regalos, fiestas, comidas, reuniones familiares, descanso, algarabía, et al. Y no hay nada malo en esto, el mal esta en que olvidamos el verdadero significado de la Navidad–– el nacimiento de Cristo. Y si queremos celebrar dignamente Su nacimiento, El es el centro de todas nuestras actividades navideñas, no veo razón por que no podamos celebrar todo lo antes mencionado, siempre y cuando no olvidemos lo principal. El nació para darnos vida y darnos vida en abundancia, según dice Juan 10:10.

Con esto en mente, entonces, Navidad quiere en verdad decir: "Recibir". Navidad es recibir el don de Dios al mundo, el regalo que El hizo al enviarnos a Su Hijo para darnos esa vida que todo creyente disfruta. Ese regalo se encuentra envuelto en Juan 3:16, "Porque de tal manera amo Dios al mundo que dio a su hijo unigénito para que todo aquel que en el cree, no se pierda, mas tenga vida eterna".

Los pastores a los cuales se les anuncio primeramente el nacimiento del Niño de Belén, fueron a verlo y al encontrarlo, se regocijaron pero no pudieron ofrecerle ningún regalo, más bien, ellos fueron los beneficiados al poder ver al Mesias prometido. Simeón y Ana, dos ancianos que a diario estaban en el Templo de Jerusalén, vieron al Niño Jesús cuando su madre María y José lo llevaron a presentarlo al Señor, pero no le ofrecieron ningún regalo. Otra vez, fueron ellos los beneficiados al poder contemplar la redención de Israel.

Los únicos que le ofrecieron dones al Niño de Belén fueron los magos que, séase dicho de paso, no eran reyes como algunos les llaman, tampoco eran tres, pues la Biblia no lo dice, ni siquiera siguieron la estrella desde el oriente (probablemente el sur de Arabia o Persia, que ambos se encuentran al este de Israel) hasta Jerusalén. Los magos siguieron la estrella desde Jerusalén hasta Belén. "Y ellos, habiendo oído al rey [Herodes], se fueron: y he aquí la estrella que habían visto en el oriente, iba delante de ellos, hasta que llegando, se puso sobre donde estaba el niño" Mateo 2:9. Belén de Judea se encuentra como a 8 kilómetros al sur de dicha capital. Los magos no llegaron a un mesón ni encontraron al niño acostado en un pesebre envuelto en panales, como en el caso de los pastores, sino que lo encontraron en una casa. Así que, los pastores encontraron a un "Bebé", acostado en un pesebre, envuelto en pañales; los magos encontraron un "Niño" probablemente jugando a las canicas o algún otro juego de niños en una casa.

Los dones que le ofrecieron los magos al rey recién nacido, el Niño Jesús, tienen su significado. Para entender mejor el mensaje navideño, recomiendo que lean Lucas 2 y Mateo 2, narran con todo detalle el nacimiento, la visita de los pastores y de los magos, respectivamente.

Uno de los magos le ofreció oro. El oro representa poder, reinado. Y ese Niño de Belén nació para llegar a ser rey de los judíos. Así que el mago que le ofreció el oro no se equivoco al ofrecerle tal regalo. Cristo es Rey de reyes y Señor de señores. Además el oro le ayudó a José y María a subsistir el tiempo que pasaron en Egipto.

Otro mago le ofreció incienso. El sumo sacerdote se encargaba de elevar las oraciones del pueblo, poniendo el incienso en el incensario y meciéndolo. Así que el mago que le ofreció el incienso al Niño Jesús daba fe de que Cristo había nacido para ser Sumo Sacerdote. Dice la Biblia que El es el Sumo Sacerdote que intercede por nosotros. Es nuestro Abogado. 1 Juan 1:9 dice, "Si confesamos nuestros pecados, el es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad".

Otro de los magos le ofreció mirra al recién nacido, eran hierbas amargas, por lo tanto significa dolor, tristeza, amargura. Y este mago le estaba dando a entender al Niño Jesús que moriría colgado de una cruz, como un ladrón. Y así fue como cristo murió, como el Cordero pascual que fue inmolado por nuestros pecados para que nosotros no muriésemos en esa cruz. La mirra representa el sacrificio que Cristo hizo por nosotros.

Por eso es que la mayoría del mundo yerra al no reconocer el verdadero significado del nacimiento de Cristo, lo que significa la Navidad. Tanto los pastores, los magos, Ana y Simeón recibieron el Gran regalo de Dios al mundo ––– Cristo Jesús. ¿Le has recibido en tu corazón? ¿Tienes la experiencia de haber nacido de nuevo? ¿Conoces a Cristo como el Salvador de tu alma? Si deseas verdaderamente pasar una Feliz Navidad y un Prospero Año Nuevo 2006, recibe a Cristo hoy mismo y te aseguro que tendrás la mejor de las navidades, porque Navidad es Recibir.

Visitas: 27028

 
Pasaje

Lucas 2:1-20

1 Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado.

2 Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria.

3 E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad.

4 Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David;

5 para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta.

6 Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento.

7 Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

8 Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.

9 Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.

10 Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo:

11 que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.

12 Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.

13 Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:

14 ¡Gloria a Dios en las alturas,
Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

15 Sucedió que cuando los ángeles su fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado.

16 Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

17 Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño.

18 Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían.

19 Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.

20 Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho.

Portada  |   Sermones  |   Blog  |   Artículos  |   Himnos  |   Radio  |   Pasatiempos  |   Galería  |   Privacidad  |   Contáctenos
Copyright 2000 - 2014 © iglesiabautista.org. Derechos Reservados.