Octubre 20, 2014
Portada | English Edition | Cont√°ctenos
Sermones
Radio
Sermones
Himnos
Referenecia
Pasatiempos
Información
 

Como Tener Un Avivamiento Espiritual

 
 

Esa√ļ Crespo
Introducción:

Jacob ven√≠a de una vida de fracasos, fracasos que consist√≠an en enga√Īos, trampas, robos, etc. Estaba a punto de gozar las ricas bendiciones de Dios, pero era necesario que todo su estilo de vida cambiara. Dios hab√≠a hecho fieles promesas al creyente Abraham y Jacob como descendiente del patriarca, estaba en la mira de la gracia de Dios. Pero Dios no trabaja a trav√©s de hombres que no reflejan su car√°cter, y su misericordia trat√≥ a Jacob con el prop√≥sito de transformarlo para la gloriosa empresa que iba a desarrollar bajo la direcci√≥n de Jehov√°.

En su experiencia relatada en este pasaje encontramos principios bíblicos de un avivamiento. Avivamiento tiene que ver con la decisión de todos los creyentes de rendir las vidas sin reservas a Dios. La historia cuenta de grandes avivamientos que en la iglesia se ha dado y que han impactado al mundo de manera tan trascendental: el que se dio en Alemania con el Dr. Martín Lutero; el que se dio en Inglaterra con los hermanos Wesleys; el de Estados Unidos con D.L. Moody, etc. El Dios que trató con estos santos hombres es el mismo que quiere tratar con todo cristiano porque el deseo divino es bendecir a cada generación.

Veamos, pues, de una manera sencilla los principios gloriosos que se presentan en este pasaje para un avivamiento.

I. Escuche la voz de Dios. (v. 1).

  • Oiga la voz de Dios en su lectura privada de la Biblia. No esperemos que Dios nos hable de una manera audible porque El nos habla a trav√©s de su Palabra escrita. En el libro de Hebreos cap. 1 y verso 1 aprendemos que Dios habiendo hablado a los israelitas en el Antiguo Testamento por medio de los profetas, en estos √ļltimos d√≠as nos ha hablado por medio de su Hijo Jesucristo.
  • Oiga la voz de Dios en las predicaciones de la iglesia local. Recuerde que Dios trabaja a trav√©s de cada comunidad cristiana en cada geograf√≠a particular.
    • Haga como dice el Salmo 27: 4 "Una cosa he demandado a Jehov√°, esta buscar√©; que este yo en la casa de Jehov√° todos los d√≠as de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehov√°, y para inquirir en su santo templo".
    • Haga como dice la Biblia en Hebreos 10:25 "No dejando de congregarnos como algunos tienen por costumbre"
    • Oiga lo que dice el Salmo 130:1: "Mirad cu√°n bueno y cu√°n agradable es habitar los hermanos juntos y en armon√≠a¬Ö porque all√≠ env√≠a Jehov√° bendici√≥n y vida eterna."
  • Oiga la voz de Dios en el consejo de los hermanos con experiencia y madurez en el Se√Īor.
    • Recuerdo de un hermano joven cuya novia era una persona con una reputaci√≥n por el suelo; este joven acudi√≥ a los lideres para pedir orientaci√≥n y uno de los di√°conos le dijo estas palabras: "Si Ud. se quiere casar con esta persona s√≥lo para tener sexo, c√°sese; pero si quiere una mujer para vivir con ella en un hogar cristiano conforme al patr√≥n de Dios, le aconsejo que no lo haga". El joven obedeci√≥ y le fue bien porque oy√≥ la voz de Dios a trav√©s de los lideres de la iglesia local
    • Consejos a una joven. Otro caso contrarios fue el de una se√Īorita a quien los lideres de la iglesia le hicieron ver el terrible error que estaba cometiendo con tener amistad de novios con un inconverso, pero ella no obedeci√≥ y su vida fue un completo fracaso. No oy√≥ la voz de Dios a trav√©s de los hombres santos que gu√≠an la iglesia.
    • Veamos el segundo principio para un avivamiento.

II. Deshágase de los ídolos. (v. 2).

  • Comience por usted. Josu√© dijo: "Yo y mi casa serviremos a Jehov√°¬Ö" El avivamiento debe comenzar conmigo ante que con mi vecino. Yo no debo estar preocupado por la condici√≥n espiritual de mi pr√≥jimo si antes preocuparme por mi relaci√≥n personal con el Se√Īor.
  • Siga con su familia. Primero yo y despu√©s mi familia. Algunos creyentes son estrictos en la iglesia local, pero son blandengues en el hogar. La Biblia nos dice que nuestro principal enfoque debe ser el hogar.

La calidad del testimonio cristiano se mide en el hogar. El avivamiento debe comenzar en el hogar y se da cuando en respuesta a la Palabra de Dios, comienza la limpieza por mí y luego mi hogar.

Observemos algunas palabras del v.2.

  • "Quitad los dioses ajenos" ¬ŅPor qu√© son ajenos? Porque los √≠dolos le pertenecen al diablo, le pertenecen al mundo y nada sucio que sea del diablo o del mundo debe estar en los hogares de la familia de Dios: Veamos algunos idolos que ensucian el hogar de la familia cristiana y que impiden un avivamiento:
    • √ćdolos religiosos. Tenemos que tomar con toda seriedad las demandas de Dios claras en √Čxodo. cap. 20 El √ļltimo verso de La Primera Ep√≠stola de San Juan Ap√≥stol dice: "Hijitos, guardaos de los √≠dolos"
    • M√ļsica rock. La m√ļsica rock es una perversi√≥n de la armon√≠a musical que Dios dejo para deleite del alma; la letra de las canciones de la m√ļsica rock es una clara alabanza al sexo il√≠cito, al consumo de drogas, a la violencia criminal y una clara adoraci√≥n al diablo.
    • Literatura ocultista
    • Libros, pel√≠culas o cuadros de pornograf√≠a.

    Satan√°s act√ļa como cuando una mujer le acepta un regalo costoso a un desconocido, el individuo se siente con derecho de acercarse a aquella mujer. Quiero contarle el testimonio de un hermano a cuya hija un hombre le regal√≥ un anillo de brillantes. Despu√©s del anillo le mand√≥ una carta proponi√©ndoles indecencias. El padre orden√≥ a su hija que inmediatamente regresara aquella prenda y de esa manera cortar toda relaci√≥n con aquella persona indecente.

  • As√≠ procede el diablo como el ejemplo anterior. Por eso dice la Biblia en Efesios 4:27 "Ni deis lugar al diablo".
    De manera que Jacob dijo a su familia "quitad los dioses ajenos", pero encontramos también en v. 2.

    • "limpiaos"
    • "Mudad vuestros vestidos"

III. Levante un altar a su Dios. (vs. 3, 7).

  • El altar es el testimonio de que servimos a Jesucristo y no a los Baales. Los cananeos le rend√≠an cultos a su dios Baal, pero eran cultos cargados de erotismo y de manifestaciones sanguinarias por el sacrificio de vidas humanas. El Dios de los patriarcas en el Dios santo que ha creado todas las cosas y lo √ļnico que pide de la criatura humana es que √©sta le sirva con temor haciendo misericordia y justicia a su pr√≥jimo.
  • El altar es el culto familiar donde adoramos y exaltamos el nombre del Se√Īor.
  • El altar es el ministerio evangelizador de los creyentes de que el pecador es salvo s√≥lo por la fe en Jesucristo muerto y resucitado.

IV. Los Resultados del avivamiento. (vs. 5, 9).

  • El terror de Dios acompa√Ī√≥ a su pueblo (v. 5). El pasaje claramente nos ense√Īa que los cananeos no amenazaron m√°s a la descendencia de Abraham porque Dios protegi√≥ a su pueblo que tom√≥ la decisi√≥n de consagrarse al Se√Īor.
  • La bendici√≥n de Dios acompa√Ī√≥ a su pueblo.
  • El mismo Dios que bendijo a su pueblo en el Antiguo Testamento es el mismo que a usted lo quiere bendecir este d√≠a.

    Hebreos 13:8 dice:

    "Jesucristo es le mismo ayer, hoy y pro los siglos".

Conclusión:

Dios espera de su pueblo un rendimiento total; es decir, que cada creyente consagre su vida, de manera incondicional, al Se√Īor. El mismo Dios que bendijo a Jacob y a su pueblo, es el mismo que a nosotros nos quiere bendecir. Entonces, escuchemos la voz de Dios, quitemos de nosotros nuestro estilo de vida pecaminoso y prediquemos la Palabra de Dios, comenzando desde nuestro hogar.

Visitas: 59519

 
Pasaje

G√©nesis 35:1¬Ė9

1 Llevado, pues, José a Egipto, Potifar oficial de Faraón, capitán de la guardia, varón egipcio, lo compró de los ismaelitas que lo habían llevado allá.

2 Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio.

3 Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano.

4 Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía.

5 Y aconteció que desde cuando le dio el encargo de su casa y de todo lo que tenía, Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José, y la bendición de Jehová estaba sobre todo lo que tenía, así en casa como en el campo.

6 Y dejó todo lo que tenía en mano de José, y con él no se preocupaba de cosa alguna sino del pan que comía. Y era José de hermoso semblante y bella presencia.

7 Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo.

8 Y √©l no quiso, y dijo a la mujer de su amo: He aqu√≠ que mi se√Īor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene.

9 No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto t√ļ eres su mujer; ¬Ņc√≥mo, pues, har√≠a yo este grande mal, y pecar√≠a contra Dios?

Portada  |   Sermones  |   Blog  |   Art√≠culos  |   Himnos  |   Radio  |   Pasatiempos  |   Galer√≠a  |   Privacidad  |   Cont√°ctenos
Copyright 2000 - 2014 © iglesiabautista.org. Derechos Reservados.