Abril 20, 2014
Portada | English Edition | Cont√°ctenos
Sermones
Radio
Sermones
Himnos
Referenecia
Pasatiempos
Información
 

El Llamamiento De Dios

 
 

Esa√ļ Crespo

Introducción

En el v. 1 de este cap√≠tulo se nos informa del per√≠odo hist√≥rico de Isa√≠as puesto que se mencionan los reyes que gobernaron en Israel. La naci√≥n lleg√≥ al cl√≠max de la prosperidad econ√≥mica en los d√≠as que gobern√≥ el rey Uz√≠as. Una naci√≥n agradecida se hubiera rendido a Dios en respuesta por todas las bendiciones que el Se√Īor hab√≠a dado a la naci√≥n; pero sucedi√≥ lo contrario, el pueblo se volc√≥ en abierta rebeli√≥n contra Dios a trav√©s del sincretismo religioso as√≠ como las injustas maneras en que los ricos trataron a los pobres.

El capítulo 5 nos describe con lujo de detalles todas las maldades que los líderes de la nación cometían en abierto quebrantamiento de las leyes divinas reveladas a través de Moisés. La respuesta de Dios a la rebelión del pueblo sería a través de la invasión del imperio de los asirios. Sin embargo, en la anunciación del juicio también hay un mensaje de gracia puesto que Dios quiere restaurar a la nación y bendecirla ricamente como nunca se vio en la historia y esta bendición vendría a través del Mesías prometido.

Isaías nos da, pues, dos mensajes básicos: juicio y restauración. Todo lo anterior tiene que ver con el destino de la nación, pero también hay un mensaje para cada individuo a quien queremos dirigirnos a través de este mensaje que expresa el deseo de Dios de que el pecador vuelva a El.

I. La dignidad del llamamiento (v. 18)

"Venid, luego dice Jehov√°"

  • El llamamiento es digno porque llama el Dios santo (1:4; 6: 1 ¬Ė 3)

    Una de las ense√Īanzas del profeta Isa√≠as es acerca de la santidad de Dios quien no tolera el pecado cualquiera que sea la manifestaci√≥n de √©ste: inmoralidad, idolatr√≠a, injusticia social, etc. En el C√°p. 6 Isa√≠as contempla a los seres celestiales alabando a Dios con la doxolog√≠a: "Santo, Santo, Santo; Jehov√° de los ej√©rcitos, toda la tierra est√° llena de tu gloria".

     

  • El llamamiento es digno porque llama el Dios justo (1: 5 ¬Ė 7)

    El Dios justo castiga el pecado y no importa que sea su pueblo elegido porque Dios no hace acepción de personas.

     

  • El llamamiento es digno porque llama el Dios de gracia y soberano (1:9)

    Los dos temas de la soberan√≠a y la gracia de Dios est√°n presentes en toda la Biblia. El ap√≥stol Pablo en su tratado teol√≥gico de la carta a los Romanos y en los Cap√≠tulos 9, 10,11 hace una exposici√≥n amplia del tema de la soberan√≠a de Dios. La ense√Īanza paulina es que nadie merece la salvaci√≥n, pero que Dios en su gracia decide salvar a un remanente de los que creen su mensaje. Ud. que est√° leyendo este mensaje, usted est√° siendo objeto de la gracia de Dios. A pesar de que hay un mensaje de juicio para el mundo imp√≠o, sin embargo el deseo de Dios es salvarlo a usted a trav√©s de la fe en el Se√Īor Jesucristo.

     

  • El llamamiento es digno porque llama al hombre que fue engrandecido con inteligencia, sentimientos y voluntad, atributos que s√≥lo el ser humano ha recibido del Creador; sin embargo, son m√°s obedientes los seres irracionales que el ser humano creado a imagen y semejanza de Dios (ver 1: 2,3). El profeta expresa el lamento de Dios al exclamar en forma po√©tica de que los animales brutos e irracionales como son el buey y el asno est√° sometidos con toda sujeci√≥n a sus amos y que el hombre creado a imagen y semejanza de Dios se ha vuelto rebelde contra su Creador.

     

    • En la Biblia encontramos cientos de llamamientos de Dios a los hombres.
    • El llamamiento de Pedro.
    • El llamamiento de Zaqueo
    • El llamamiento de Pablo.
    • El llamamiento de Mois√©s
    • El llamamiento de Abraham
    • El llamamiento de Eliseo
    • El llamamiento de Samuel
    • En todos estos llamamientos la respuesta de los hombres fue: "Si Se√Īor, ¬Ņque quieres que yo haga?".

II. La urgencia del llamamiento. (V.18)

"Venid luego, dice Jehov√°"

El llamamiento de Dios es sumamente urgente por muchas razones, pero principalmente por las que a continuación mencionamos:

  • La muerte est√° a un paso de nosotros. Leemos en el primer libro de Samuel 20:3: "... apenas hay un paso entre mi y la muerte". Asumimos que tenemos vida larga, sin saber que podemos estar viviendo la √ļltima hora de nuestra breve existencia aqu√≠ en la tierra.
  • Recuerdo a aquel se√Īor que le habl√© tantas veces de Cristo y su respuesta fue siempre: "Despu√©s, hermano". Cuando menos lo esperaba el coraz√≥n dejo de funcionar.
  • Puede ser que Dios deje de llamar: Proverbios 1: 24 ¬Ė 28
  • La blasfemia contra el Esp√≠ritu Santo consiste en que Dios llama al pecador y √©ste hace o√≠dos sordos al llamamiento divino.

III. Las demandas del llamamiento (V.18).

"Estemos a cuenta" (v. 18)
¬ŅC√≥mo estar a cuentas con Dios?

  • Tratando el problema del Pecado.
    • Dios perdona el pecado. En Marcos 2 se hace la declaraci√≥n de que s√≥lo Dios puede perdonar pecados. Todo pecado es en primer lugar ofensa contra Dios y es a El a quien el pecador debe acudir por la fe para pedir su perd√≥n.
    • El pecado separa al hombre de Dios (Isa√≠as 59: 2) La raz√≥n es porque Dios aborrece el pecado debido a su naturaleza santa. Es una ense√Īanza muy clara en la Escritura que el hombre debe tratar el problema del pecado para acercarse a Dios. En el Antiguo Testamento se derramaba la sangre de un animal inocente y sin defecto para poder acercarse a Dios; en el Nuevo Testamento el Hijo de Dios, nuestro Se√Īor Jesucristo, derram√≥ su preciosa sangre en la cruz del Calvario para comprar nuestro perd√≥n y nuestra eterna redenci√≥n.
    • El pecado da√Īa a los que est√°n a nuestro lado.
  • Tratando la religiosidad vana (1: 11 ¬Ė 14).
    Aprendemos en la ense√Īanza del profeta Isa√≠as que Dios aborrece la hipocres√≠a religiosa; es decir, una religi√≥n que se limita a cultos y tradiciones que no est√°n en sinton√≠a con la ense√Īanza de la Palabra. En el caso de los israelitas, ellos eran fieles en cuanto a las tradiciones, pero sus vidas personales y su manera en que trataban a los pobres en las relaciones obrero-patronales, eran contrarias a las demandas de Dios.

IV. Las bendiciones del llamamiento.

  • Perd√≥n de pecados (v. 18)
  • Crecimiento espiritual (v. 17)
  • Una vida de piedad (v. 17 b)
  • Las bendiciones materiales (v. 19)

    "Comeréis el bien de la tierra"

Conclusión

Dios le hace un llamamiento a cada persona en lo particular, y su llamamiento es para bendecir ricamente a cada persona que escucha su voz. Tengo cerca de treinta a√Īos de predicar la Palabra de Dios y nunca he escuchado a persona alguna quejarse de haber entregado su vida a Cristo; al contrario, he escuchado a muchos hombres y mujeres lament√°ndose de haber desperdiciado sus vidas en actividades pueriles y sin sentido. Puesto que Dios lo llama a Usted, no resista el llamamiento del bendito Dios que lo llama para bendecirlo a usted y a los suyos.

Visitas: 15751

 
Pasaje

Isa√≠as 1:10¬Ė20

1 Visión de Isaías hijo de Amoz, la cual vio acerca de Judá y Jerusalén en días de Uzías, Jotam, Acazy Ezequías, reyes de Judá.

2 O√≠d, cielos, y escucha t√ļ, tierra; porque habla Jehov√°: Cri√© hijos, y los engrandec√≠, y ellos se rebelaron contra m√≠.

3 El buey conoce a su due√Īo, y el asno el pesebre de su se√Īor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento.

4 ¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás.

5 ¬ŅPor qu√© querr√©is ser castigados a√ļn? ¬ŅTodav√≠a os rebelar√©is? Toda cabeza est√° enferma, y todo coraz√≥n doliente.

6 Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite.

7 Vuestra tierra est√° destruida, vuestras ciudades puestas a fuego, vuestra tierra delante de vosotros comida por extranjeros, y asolada como asolamiento de extra√Īos.

8 Y queda la hija de Sion como enramada en vi√Īa, y como caba√Īa en melonar, como ciudad asolada.

9 Si Jehov√° de los ej√©rcitos no nos hubiese dejado un resto peque√Īo, como Sodoma fu√©ramos, y semejantes a Gomorra.

10 Príncipes de Sodoma, oíd la palabra de Jehová; escuchad la ley de nuestro Dios, pueblo de Gomorra.

11 ¬ŅPara qu√© me sirve, dice Jehov√°, la multitud de vuestros sacrificios? Hastiado estoy de holocaustos de carneros y de sebo de animales gordos; no quiero sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabr√≠os.

12 ¬ŅQui√©n demanda esto de vuestras manos, cuando ven√≠s a presentaros delante de m√≠ para hollar mis atrios?

13 No me traigáis más vana ofrenda; el incienso me es abominación; luna nueva y día de reposo, el convocar asambleas, no lo puedo sufrir; son iniquidad vuestras fiestas solemnes.

14 Vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas solemnes las tiene aborrecidas mi alma; me son gravosas; cansado estoy de soportarlas.

15 Cuando extendáis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré; llenas están de sangre vuestras manos.

16 Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo;

17 aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda.

18 Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

19 Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra;

20 si no quisiereis y fuereis rebeldes, seréis consumidos a espada; porque la boca de Jehová lo ha dicho.

Portada  |   Sermones  |   Blog  |   Art√≠culos  |   Himnos  |   Radio  |   Pasatiempos  |   Galer√≠a  |   Privacidad  |   Cont√°ctenos
Copyright 2000 - 2014 © iglesiabautista.org. Derechos Reservados.