Octubre 21, 2014
Portada | English Edition | Cont√°ctenos
Sermones
Radio
Sermones
Himnos
Referenecia
Pasatiempos
Información
 

La Quinta Palabra - La Palabra de Necesidad Física

 
 

Josu√© Mora Pe√Īa

Cristo no había comido desde la Pascua, o sea, la noche anterior. Para estas horas, después de medio día del viernes, probablemente ya tenía hambre. El estaba acostumbrado a ayunar, pero no colgado de una cruz ni estando en agonía. El sol candente aumentaba su dolor y tuvo sed. De esa manera se cumplía la profecía del salmo 69:21 que dice, "Me pusieron además hiel por comida, y en mi sed me dieron a beber vinagre". En Juan 19.29 leemos, "Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos [los soldados] empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca". Cristo anhelaba tomar de ese líquido tan preciado para el ser humano. Su cuerpo estaba molido por los azotes, su sangre corría a chorros por su cuerpo. Isaías lo describe de la siguiente manera: "Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados, el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados" (Isaías 53.3-5).

En esta palabra se refleja claramente la humanidad de Cristo. Contrario a los que abrazan la falsa doctrina del Docetismo¬óherej√≠a de algunos de los primeros cristianos que ense√Īaban que Cristo "parec√≠a" tener cuerpo humano, pero que en realidad su cuerpo ten√≠a forma de fantasma y que por lo tanto su muerte en la cruz no fue real. El Docetismo fue atacado por los primeros antagonistas del Gnosticismo, especialmente por Ignacio, circa AD 110. Varios pasajes b√≠blicos se usaron en contra de tal herej√≠a, especialmente era de I Juan 4.2-3,"En esto conoced el esp√≠ritu de Dios: Todo esp√≠ritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios. Y todo esp√≠ritu que no confiesa que Jesucristo he venido en carne, no es de Dios; este es el esp√≠ritu del anticristo, el cual vosotros hab√©is o√≠do que viene, y que ahora ya est√° en el mundo".

Cristo es todo Dios y todo Hombre¬óel Dios Hombre. Naci√≥ de la Virgen Mar√≠a, como ense√Īa el Evangelio de San Lucas, cap√≠tulo 2. Creci√≥ en "...sabidur√≠a y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres" (verso 52). Vivi√≥ una vida pura y recta. Nunca minti√≥, nunca enga√Ī√≥ a nadie, siempre hizo el bien a todos. Tuvo un triple ministerio: Salvar, ense√Īar y sanar. Vino al mundo para servir y no para ser servido; dio su vida en rescate por muchos (Marcos 10.45) y fue tan humano como cualquiera de nosotros, pero sin pecar. Se cansaba al caminar; dorm√≠a cuando ten√≠a sue√Īo; com√≠a cuando ten√≠a hambre. Como todo ser humano, llor√≥ ante la tumba de su buen amigo, L√°zaro (Juan 11); asisti√≥ a la escuela (la sinagoga), aprendi√≥; fue tentado por Satan√°s durante su ministerio y, sin duda alguna, cuando adolescente y joven. Y por eso tuvo sed.

Se pod√≠a o√≠r el estertor de la muerte; estaba ya a las puertas. El sol ardiente era insoportable, las alcayatas de madera le rasgaban la piel. ¬ŅEstar√≠a ah√≠ la mujer Samaritana? Aquella que bebi√≥ del agua de la vida eterna que Cristo le ofreci√≥, que calm√≥ su sed espiritual? Cristo calm√≥ la sed de muchos que vinieron a El. El no pod√≠a calmar su propia sed. Sus labios ya estaban secos, partidos; las gl√°ndulas salivares ya no produc√≠an saliva; su lengua se peg√≥ a su paladar; su cuerpo contin√ļa sangrando m√°s y m√°s, se est√° muriendo. Gotas de sangre corren por sus mejillas a causa de la corona de espinas. Sus espaldas est√°n abiertas por la flagelaci√≥n. ¬ŅY C√≥mo es que algunos no pueden o√≠r su dulce voz que nos dice, por medio del himn√≥logo Frances Havernal, "Mi vida di por ti, mi sangre derram√©. Por ti inmolado fui, por gracia te salv√©". Y luego hace la pregunta, "¬ŅQu√© has dado t√ļ por m√≠?"

Aun estando pendiente de esa cruz, te dice hoy, "mas el que bebiere del agua que yo le dar√©, no tendr√° sed jam√°s; sino que el agua que yo le dar√© ser√° en √©l una fuente de agua que salte para vida eterna". ¬ŅHas bebido t√ļ de esa agua de vida eterna?

josue.mora@iglesiabautista.org

Visitas: 11333

 
Pasaje

Juan 19:28

Despu√©s de esto, sabiendo Jes√ļs que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese:Tengo sed.

Portada  |   Sermones  |   Blog  |   Art√≠culos  |   Himnos  |   Radio  |   Pasatiempos  |   Galer√≠a  |   Privacidad  |   Cont√°ctenos
Copyright 2000 - 2014 © iglesiabautista.org. Derechos Reservados.